En los últimos años la mentalidad del conductor español está cambiando ostensiblemente a la hora de seleccionar el cambio de su coche. Vivimos en un país donde el cambio manual está presente en la mayoría de vehículos, a excepción de los coches de alta gama, pero el mercado continúa variando, la  demanda de los coches con cambio automático está al alza  dejando a un lado los viejos clichés que han perseguido a este tipo de cambios.

 

Ventajas del cambio automático

La comodidad en la conducción es fundamental a la hora de comprar un coche con cambio automático. Podemos prescindir del pie izquierdo casi por completo utilizando el pie derecho para toda la conducción, ya que no tendremos que embragar, con lo cual toda la atención que prestamos en un cambio manual para sincronizar las marchas, podemos emplearlo en otras actividades propias de la conducción permitiendo al conductor tener más seguridad en su trayecto.

El mantenimiento es otro de los puntos a favor de los cambios automáticos, suelen ser más duraderos que los cambios manuales que van a depender del tipo de conducción del propietario. Otro punto a favor es el sufrimiento del motor, mucho menor en los coches con cambio automático debido al sincronizado de marchas casi perfecto en este tipo de cajas.

La respuesta en conducción también es importante, la suavidad que puede aportar una caja sincronizada es insuperable en los coches actuales que pueden desarrollar hasta ocho velocidades.

 

Desventajas del cambio automático

El coste del vehículo suele ser un poco más elevado que si llevase cambio manual, la inversión a largo plazo se amor

tiza sin duda, pero nos vamos a encontrar con una diferencia de coste que oscilara entre 1.500 € y 3.000 € dependiendo de la marca y el modelo.

El consumo también va a ser un poco más elevado, aunque las nuevas tecnologías usadas por las marcas están consiguiendo reducir la diferencia entre los dos tipos de cambios.

Destacar que el índice de averías de los cambios automáticos es mucho menor que el de los manuales, pero llegado el caso, las averías son más costosas que en los cambios manuales.

 

 

El cambio automático como hemos dicho anteriormente está gozando de mayor popularidad en nuestro mercado, cada vez más gente se atreve con este tipo de cambios, a pesar del pequeño periodo de adaptación que en la mayoría de casos se necesita para enterrar los miedos. Además, están derribando viejos mitos con los cambios tanto en levas como en la propia palanca que proporcionan al conductor sensaciones iguales o mejores que el cambio manual.